Asociación Ecología y Libertad

Ante la aparición de una nueva asociación ecologista, es muy posible que la primera reacción de cualquier persona sea la de preguntarse, “¿es realmente necesaria una organización más?”

Nuestra visión del ecologismo

Nuestra respuesta es, sí. La Asociación Ecología y Libertad es necesaria porque viene a llenar un vacío en la sociedad actual, donde los parámetros medioambientales inciden transversalmente en toda actividad humana, y en un momento en el que la sociedad civil debe implicarse y aportar un valor añadido para que el desarrollo social y económico cohoneste con la protección del Medio Ambiente.

Todos somos conscientes de la actual necesidad de minimizar los impactos de la actividad humana sobre nuestro medio natural, sin duda uno de los grandes retos de nuestro tiempo. La novedosa aportación que lleva a cabo la asociación para afrontar este extraordinario desafío consiste en la clave transversal y profesionalizada desde la que plantea sus esfuerzos en post del desarrollo sostenible. Contribuir a profesionalizar el ecologismo y aportar soluciones integrales a los problemas ambientales: he aquí lo que nos ha impulsado a poner en marcha este proyecto.

La relación entre el hombre y el Medio Ambiente se halla nuevamente en crisis. Ya lo estuvo hace décadas, en los albores de la preocupación del Derecho Internacional por la protección del Medio Ambiente. La causa de aquella crisis se encontró en la universal aceptación de la, entonces poco cuestionada, pretensión del hombre de ejercer un dominio absoluto sobre la naturaleza.

Si bien, la crisis actual tiene causas muy distintas, en el fondo se encuentra directamente vinculada con la concepción ecologista que se ha ido imponiendo en los últimos lustros en los países occidentales. Un ecologismo inspirado en una noción del Medio Ambiente fundamentada sobre el ecocentrismo y el biocentrismo.

Consideramos que esta concepción del ecologismo tiene mucho de ideología, y promueve una protección del Medio Ambiente basada en el concepto de “límite”, así como en un proceso de colectivización de los intereses individuales en materia medioambiental que absolutiza o diviniza la propia Naturaleza, privando al hombre de toda capacidad de actuación sobre ella.

En este sentido, la Asociación Ecología y Libertad se aleja a propósito de cualquier forma de activismo político o social en defensa de los ecosistemas naturales. Aspira en cambio a ofrecer una visión independiente y profesional de la ecología, lo cual constituye nuestro principal objetivo. Una visión que, partiendo del reconocimiento de la ecología como disciplina científica, busca ponderar la protección del Medio Ambiente con el desarrollo económico y social mientras se esmera en la resolución práctica de problemas ambientales concretos, localizados en un lugar y en un momento específicos.

Somos conscientes que lo que pretendemos es un reto, no en vano la dinámica del medio natural y los cambios que en éste se producen ante la actividad humana incorporan gran cantidad de variables, pero en este punto radica nuestro segundo objetivo: la ayuda al individuo en la toma de conciencia de que, mediante el ejercicio responsable de su libertad, puede intervenir activa y positivamente en la protección del Medio Ambiente.

La visión de la Asociación Ecología y Libertad sobre el Medio Ambiente es global, estratégica. Sólo desde el entendimiento de que sobre el medio natural convergen múltiples variables e impactos, puede darse una respuesta adecuada al desafío que supone el desarrollo sostenible. Así como el Medio Ambiente no entiende de fronteras, y es un medio continuo que se ve afectado por interacciones puntuales, también consideramos que el ecologismo no puede ceñirse a la mera consideración de los procesos de la naturaleza en la utópica concepción de que ésta puede quedar como un medio inmutable, encapsulado en una burbuja, que es contrario a la esencia de éste, en el que todo es dinámico y continuo.

Es por ello que desde el ecologismo se ha de atender, no sólo al medio natural, sino también a las prácticas sobre de la ordenación del territorio, sobre los procesos de desarrollo urbano y sobre el patrimonio edificado, porque todo forma parte del impacto que se ejerce sobre el Medio Ambiente. Y en esta consideración, profesionalizamos el estudio y las dinámicas que se producen con las actividades económicas que impactan en los entornos naturales.

Por todo ello, nuestra visión del ecologismo desdeña la concepción del ser humano como un “mero riesgo” o un simple “causante de problemas” para la naturaleza. Antes, al contrario, creemos firmemente que el ser humano y el responsable uso de su libertad constituyen la única oportunidad para la futura sostenibilidad del progreso. Y en este sentido, apostamos por actividades formativas que permiten crear una conciencia de respeto hacia el Medio Ambiente, considerando que se pueden conciliar los legítimos intereses públicos, privados y sociales con la protección de éste. Sólo esta conciencia animará a lograr los estándares de sostenibilidad real y profesional que suponen un valor añadido a la responsabilidad social corporativa de toda empresa.

En este sentido, la Asociación Ecología y Libertad, en su concepción de tratar la protección de Medio Ambiente en un sentido global y estratégico, y, por tanto, con una visión profesional multidisciplinar, considera clave aplicar los criterios de desarrollo sostenible en el medio urbano, por ello, presta especial atención a la conservación, protección y puesta en valor del patrimonio inmobiliario en general y del patrimonio histórico en particular, algo que redunda en la promoción de la economía circular, la transición energética y las energías renovables, la lucha contra la generación de residuos, así como contra la contaminación en todas sus formas (atmosférica, hídrica, acústica, lumínica y paisajística).

El modelo de ecologismo que esta Asociación propugna cree en la colaboración del hombre con la naturaleza, no en su manipulación, que siempre afecta negativamente el equilibrio de la biosfera, pone en peligro la biodiversidad y contribuye a agotar los limitados recursos naturales.

Por último, la Asociación prioriza la defensa y promoción de un mundo rural vivo económica, social y medioambientalmente. Ante lo cual se abre una labor inmensa, cuyo punto de partida es poner fin a la extendida concepción de que la protección del Medio Ambiente es contraria al desarrollo de las actividades en el ámbito rural, cuyas consecuencias son directas en la vida diaria de sus habitantes.

La tarea de los que formamos parte de la Asociación Ecología y Libertad es apasionante, promover una visión de la Ecología desde la libertad, un punto de encuentro entre el desarrollo y la protección, una profesionalización de la conservación del Medio Ambiente frente al prohibicionismo sin sentido, una conciencia de que el ser humano es parte del cambio.

Con ese anhelo comenzamos a trabajar quienes formamos parte de la Asociación. Un proyecto que pretendemos que resulte integrador, pues dentro de él cabe cualquier persona; todo aquel que se encuentre interesado podrá participar activamente en los eventos que se pondrán en marcha, podrá colaborar en el intercambio de información e ideas; podrá impulsar proyectos bandera con los que sea posible visualizar logros concretos. A esta tarea convocamos a todos los aquellos que quieran trabajar por y para la protección del Medio Ambiente afrontando los problemas desde una perspectiva profesional.

Ver más noticias:

Articular la protección ecológica del campo de espaldas a su desarrollo socioeconómico o productivo es un suicidio ambiental. No cabe enarbolar la defensa del Medio Ambiente al margen de la viabilidad de las explotaciones agrarias que abastecen de alimentos a la UE. El pasado miércoles, 7 de febrero, el Diario 20 Minutos publicaba una interesante […]